in

Te hablamos de crédito hipotecario.

¿Tienes el sueño de adquirir una casa pero no puedes pagarla de contado? Podrías considerar contratar un crédito hipotecario. Con él, tienes la oportunidad de adquirir una vivienda sin aportar la cantidad completa de golpe. Un crédito hipotecario es un préstamo a largo plazo respaldado en la hipoteca* de la casa que se compra.

Los créditos hipotecarios pueden ser para la adquisición, construcción, remodelación o ampliación de la vivienda.

Los bancos, Sofomes (Sociedades Financieras de Objeto Múltiple), entidades de autofinanciamiento, el Infonavit y el Fovissste, son los principales otorgantes de créditos a la vivienda en México.

Si tienes la intención de solicitar este crédito, es mejor que antes de hacerlo, consideres lo siguiente:

  • El enganche es el capital inicial con el que deberás contar, regularmente es del 20 al 35% del monto total del crédito.
  • El pago inicial (diferente del enganche), incluye gastos como: escrituración, estudio socioeconómico, apertura del crédito, seguros e impuestos, la inscripción ante el Registro Público de la Propiedad, entre otros.
  •  El Costo Anual Total (CAT) te servirá para conocer el costo del crédito y compararlo con otros.

Recomendaciones

  • Consulta el “Simulador de Crédito Hipotecario” para conocer tus derechos y el ejercicio que representa un probable crédito con alguna institución.
  • Antes de contratar, solicita un esquema de pago a la institución y compáralo con otros.
  • Pon atención a las condiciones pactadas: enganche, comisiones, etc.
  • Pregunta las posibles limitantes, por ejemplo, no arrendar el inmueble durante la vigencia del crédito, no ceder los derechos, la penalización por pagos anticipados, entre otros.
  • Conoce la tasa de interés moratorio y las consecuencias que puede tener el atraso de tus pagos.
  • Antes de firmar, busca asesoría con algún ejecutivo de cuenta o acércate a Condusef. Es importante que no te quedes con dudas.
  • Planea bien tus gastos y verifica tu capacidad de pago. Analiza las cantidades que tendrás que pagar mes con mes y el tiempo que te llevará pagar el crédito.

Adquirir un crédito hipotecario no debe convertirse en una carga significativa que te impida solventar los gastos necesarios. Elabora un presupuesto en donde registres las entradas de dinero, así como las salidas; ahorra un porcentaje y lo que te reste, destínalo al crédito.

Ten presente que al contratar el crédito, te comprometes a pagar esa cantidad durante muchos años, por lo tanto, debes hacerlo solamente si cuentas con el monto suficiente para comprar una casa y no representa una carga a tu ingreso.

*Es un producto financiero que sirve para garantizar el pago de un crédito y por el cual queda sujeto, como garantía, el bien inmueble que se adquiere, con el fin de que el propietario cumpla con sus obligaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Aumenta tu límite de crédito con precaución.

Millas en tu tarjeta de crédito.