in

Movilidad hipotecaria.

También se le conoce como subrogación de Hipotecas, se refiere a trasladar tu crédito hipotecario a otra Institución Financiera que te ofrezca mejores condiciones como tasa de interés, mensualidad, plazo del crédito y Costo Anual Total (CAT).

Si bien esta figura existía desde 2003*, con la Reforma Financiera de 2014, se estableció un procedimiento flexible y claro para que se pudiera materializar.

*Al entrar en vigor la Ley de Transparencia y de Fomento a la Competencia en el Crédito Garantizado (LTFCCG).

Beneficios.

  • Obtener mejores condiciones al del crédito vigente, ya sea con una nueva institución o con la que otorgó el crédito original.
  • Al ser la institución quien realiza el trámite, facilita el proceso de movilidad.
  • Promueve una mayor competencia entre instituciones.
  • Incentiva la participación de instituciones no preponderantes, si ofrecen mejores condiciones.

Objetivos.

  • Los beneficios o riesgos de cambiar de institución.
  • Los gastos que implica el cambio.
  • Que una tasa menor no siempre representa un costo más bajo.
  • Y compares el pago mensual, Costo Anual Total (CAT), plazo y el total que se paga al final de la vida del crédito y así decidir si de verdad representa una mejor opción.

Tasas de interés.
En 6 años, la tasa promedio disminuyó de 12.83% a 10.15%, 2.68 puntos porcentuales, mientras que el CAT lo ha hecho a razón de 2.31 puntos.

A diciembre de 2015, el número de los créditos otorgados bajo la figura de movilidad sumaron 16 mil 311, 44.2% más respecto a 2014, con un saldo de 11 mil 403 millones de pesos.

Para tomar la mejor decisión considera lo siguiente:

  • Una tasa de interés menor no siempre representa menor costo.
  • Si los pagos actuales están ahorcando tu presupuesto, puedes buscar un pago menor, sin embargo el plazo podría incrementarse, alargando el tiempo para terminar de pagar.
  • Si quieres terminar de pagar antes, reducir el plazo te permitirá liquidar antes de lo planeado, sin embargo tu mensualidad podría ser mayor a la actual.
  • Una mensualidad menor y/o alargar el plazo podrían reflejar un pago total mayor. Si haces un esfuerzo por reducir el plazo y/o el pago se acomoda a tu presupuesto, podrías tener un ahorro.
  • Toma en cuenta que los beneficios de tu crédito actual, por ejemplo una reducción de tasas por pago puntual, se cancelará al contratar un crédito nuevo.
  • Adicionalmente, no pierdas de vista los gastos que deberás de pagar para realizar el cambio a otra institución, que podrían ser, gastos llavesnotariales, avalúo, apertura, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Importancia de tus estados de cuenta y vouchers de tus tarjetas

Derechos y obligaciones con tu tarjeta de crédito