in

Microempresas y micronegocios

La Secretaría de Economía acerca a las microempresas las fuentes de financiamiento formales, da capacitación grupal y consultoría a los empresarios.

De acuerdo con una encuesta1, el 85% de los micronegocios en México necesita financiamiento para arrancar. Estos recursos provienen en su mayoría de ahorros personales (63%) y de préstamos de amigos y parientes (17%). Sólo el 0.58% recurre a un programa de financiamiento gubernamental.

Una vez en operación, sólo el 19% de los microempresarios

solicitaron préstamos, significa que 81% no lo hizo. Entre las razones para no pedir un crédito están: pensar que no se conseguirá en caso de solicitarlo y desconocer cómo pedirlo.

Sin embargo, el acceso al crédito es una poderosa herramienta de crecimiento y expansión, así como de profesionalización administrativa de las empresas, por eso es necesario acercarlas a las fuentes de financiamiento formal que son por mucho, más económicas que las informales. Con mayor razón cuando se habla del segmento de las microempresas que la Secretaría de Economía (SE) define como aquellos negocios que tienen menos de 10 trabajadores y generan anualmente ventas hasta por 4 millones de pesos. Su importancia económica es más que indiscutible con los siguientes datos:

•Representan el 95% del total del universo de las empresas.

•Generan más del 40% del empleo.

•Su valor de producción equivale al 15% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Sin embargo, es un segmento empresarial con muchos problemas por resolver, y eso se refleja en el alto porcentaje de cierre de microempresas a los pocos años de iniciar su operación. El escaso acceso al crédito es una de las razones de su fracaso. ¿Para qué necesitan crédito las microempresas? Principalmente para financiar el capital de trabajo (comprar inventarios o materias primas, pagar sueldos y salarios y cubrir gastos de operación de la empresa) y hacer inversiones en capital fijo (maquinaria y equipo).

Otro de los problemas es que las microempresas deben ser dirigidas profesionalmente, y en la mayoría de los casos están en manos de familias que nunca las formalizan ni mejoran sus sistemas de administración y por tanto de crecimiento, innovación, acceso a nuevas tecnologías, rentabilidad y supervivencia con lo que reducen sus posibilidades de acceso a crédito con costos más accesibles.

En este contexto, la SE acerca a las microempresas las fuentes de financiamiento formales, cuidando que sea en los términos que más convenga a los microempresarios y les brinda la asesoría que necesitan con el “Programa Nacional de Microempresas”. Cumple esta tarea a través de una red nacional de asesores financieros profesionales, capacitados por esta institución gubernamental que tiene entre sus objetivos:

a) Dar capacitación grupal y consultoría a los empresarios. Es un hecho que la falta de profesionalización en la administración de las microempresas es la principal causa de cierre de empresas.

b) Obtener financiamiento para quienes proporcionen los documentos legales completos. Una gran mayoría de los microempresarios operan en la informalidad, y generalmente cuentan con pocos documentos que les permitan comprobar sus ingresos e historial crediticio, algo que en automático les cierra el acceso al crédito formal con instituciones financieras, y los ubica como sujetos de crédito con alto riesgo de no recuperación de los créditos otorgados.

La SE apoya a las microempresas para que sean sujetas de crédito y tengan acceso al financiamiento más adecuado a sus características y necesidades. El asesor financiero acompaña al empresario durante todo el proceso, identificando necesidades, diagnosticando la viabilidad de un crédito, detectando las mejores opciones y poniéndolas sobre la mesa en los términos más claros y fáciles de entender, seleccionando el producto más adecuado y cuantificando el impacto del financiamiento obtenido en la operación de la empresa.

A decir de la SE la red de asesores ha logrado:

• Menos quebrantos en los créditos obtenidos.

• Que 7 de cada 10 empresas obtenga un financiamiento.

• Incrementar el acceso al crédito de las empresas con poca capacidad de administración.porta

Aunque este tipo de asesores te llevan de la mano, paso a paso, aquí te decimos algunos de los aspectos generales que debes tener en cuenta al contratar un crédito:

• Evalúa los ingresos y egresos de tu empresa (considerando tu utilidad o remuneración). Esto te indicará cuál es tu capacidad de pago mensual en caso de contratar un financiamiento; es decir, qué cantidad puedes solicitar y en qué plazo puedes pagarlo.

• Define para qué quieres el crédito: capital de trabajo, comprar una máquina, expandir el negocio, etcétera. Este aspecto es imprescindible para saber a qué intermediario financiero acudir y qué tipo de crédito solicitar: crédito simple, crédito de capital de trabajo permanente, crédito refaccionario, crédito de habilitación o de avío, arrendamiento financiero o puro, factoraje, etcétera.

• Compara distintas opciones de crédito, la oferta es muy amplia. De ahí la ventaja de contar con asesores financieros especializados como los que te proporciona la SE.

• Pon en orden toda la documentación operacional, fiscal, crediticia y financiera de tu empresa. Este es un requisito indispensable para ser sujeto de crédito.

• Revisa las condiciones del crédito: periodicidad de pago, tasa de interés (prefiere las tasas fijas), comisiones, posibilidad de pagar anticipadamente, etcétera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Obtener un crédito en un cajero automático

Termina tu universidad sin preocupacion de dinero