in

¿Me conviene mas un crédito hipotecario de tasa fija o variable?

No hay una respuesta correcta ya que no se puede predecir con certeza si la tasa de interés en a hipoteca aumentará o disminuirá. La decisión que tomé depende de su flexibilidad presupuestaria. A continuación examinaremos las diferencias primordiales entre los dos tipos de tasa.

Créditos hipotecarios con tipo de interés fijo

Una hipoteca de tasa fija implica que la tasa de interés será la misma durante el plazo de la hipoteca. La tasa de interés y los pagos mensuales son los mismos durante la duración del préstamo. El tiempo de duración se puede extender desde 6 meses hasta 25 años. Este tipo de tasa es adecuada para un individuo que busca pagar un presupuesto fijo y por un periodo especifico. De esta manera se evitan cambios en su presupuesto.

La principal diferencia entre estos dos tipos de créditos es que en los primeros el cliente siempre va a conocer cuánto va a pagar de intereses en las mensualidades, mientras que en los créditos con tasas variables el interés cobrado podría ser mayor o menor en función del comportamiento de la TIIE.

El tipo de interés fijo es aquel que no varía durante toda la vida del crédito hipotecario. En este tipo de créditos siempre se paga la misma mensualidad, por tanto, sabemos exactamente cuánto se paga y en qué plazo, sin importar si las tasas de interés del mercado suben o bajan. Es decir, no puedes beneficiarte de una posible bajada del índice de referencia, pero tampoco verse perjudicado por las subidas. Si eres una persona, aversa al riesgo que no quieres verte perjudicado por los vaivenes de los índices, este sería tu crédito hipotecario.

 La estabilidad que ofrecen este tipo de créditos hacen que elaborar el resto de tu presupuesto sea más fácil. Además, estos créditos resultan más fáciles de entender y pueden ser más accesibles para las personas que están pensando en adquirir una casa y un crédito hipotecario por primera vez.

 En México la variedad de hipotecas a tipo fijo es mucho mayor y puedes encontrar más oferta para que se adapte a tus necesidades. Con la hipoteca a tipo de interés fijo pagarás más intereses al inicio del préstamo, pero conocerás lo que vas a pagar durante todos los años que continúes pagando tu crédito. Mientras que si contratas el tipo variable te beneficiarás en caso de una mala coyuntura económica con bajada de tipos, reduciendo el importe de tu mensualidad.

La principal desventaja de los créditos hipotecarios con tipo de interés fijo es que no es posible obtener tasas de interés reducidas sin tener también altos costos de la refinanciamiento. Estos créditos aunque son más seguros porque sabemos cuánto vamos a pagar en cada momento, pueden ser más costosas a largo plazo.

Créditos hipotecarios con tipo de interés variable

El tipo de interés variable es aquel que cambia a lo largo de la vida del crédito hipotecario y que depende de un índice. Normalmente los esquemas variables están indexados a la variable TIIE (tasa de interés interbancaria). La variable de la TIIE cambia todos los días, por lo que el interés que se cobra en este tipo de hipotecas puede variar de un mes a otro.

 En el periodo inicial se aplica una tasa de interés definida, pero durante el resto del plazo, la tasa de interés que se aplica varía según las condiciones del mercado. Por tanto, los pagos disminuyen cuando las tasas de interés bajan pero se incrementan si las tasas de interés suben.

 La ventaja principal de los créditos hipotecarios con tipo de interés variable es que te puedes beneficiar de las bajadas del índice de referencia. Además, este tipo de hipotecas suelen tener tasas más bajas, sobre todo en los inicios del plazo del préstamo. Por otro lado, los prestatarios pueden beneficiarse de bajas tasas de interés sin tener también altos costos de refinanciamiento.

 Pero al no ser fijas, las tasas de interés pueden fluctuar y aumentar significativamente durante el plazo del crédito. por tanto, tienes la incertidumbre de cómo se pueda comportar tus mensualidades en un futuro. Si la TIIE aumenta entonces tu mensualidad aumentará y si la TIIE disminuye tu mensualidad también lo hará. Otras desventaja, es que este tipo de hipotecas pueden ser difíciles de entender, especialmente para las personas que solicitan un préstamo por primera vez.

 Las hipotecas con tipo de interés variable son una buena opción cuando la economía no va bien y el tipo de referencia es bajo, porque tienes la oportunidad de pagar menos intereses en tu deuda mientras amortizas más rápido el capital. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en plazos tan elevados como 20 o 30 años, la coyuntura económica varía mucho y probablemente se eleve tu tipo de referencia.

En fin, la tasa de base refleja las condiciones del mercado, y su tasa de hipoteca variable combina un interés variable con un margen adicional.

Un financiamiento de tasa variable es conveniente para personas con un presupuesto flexible, que no tienen miedo de tomar riesgos. El dueño de una casa puede elegir una tasa de interés variable con la esperanza de que la tasa de base disminuirá con el tiempo y de esa manera poder tomar ventaja de pagos reducidos. Al mismo tiempo, la tasa de interés variable puede aumentar causando que su pago mensual suba también. Mientras mas largo el plazo del préstamo, mas arriesgado es el préstamo de tasa variable ya que hay mas tiempo para que aumenten las tasas.

La otra opción es pagar de mas con el fin de poner un limite en el interés variable. En otras palabras, la tasa de interés puede aumentar pero nunca superara el limite establecido. De esta manera los prestatarios pagan para protegerse de un aumento de tarifas. Esto es una buena opción de la tasa variable para un prestatario normalmente atraído a un tipo de interés fijo.

En conclusión, es imprevisible saber si la tasa aumentará o disminuirá.

¿QUÉ ES UN CERTIFICADO DE CRÉDITO HIPOTECARIO?Un Certificado de Crédito Hipotecario, es un crédito fiscal otorgado por…

Posted by Opción Crédito on Friday, October 4, 2019

¿Cual préstamo hipotecario debería elegir?

El tipo de tasa que debe adoptar es determinado por el perfil del prestatario (incluyendo su presupuesto). Cambiar el tipo de tasa que usted escoge es posible, mas tiene que estar preparado a pagar una multa. Las mismas reglas se aplican si usted elige un préstamo hipotecario cerrado en lugar de un préstamo abierto. Tiene que tener cuidado en no apresurarse a hacer modificaciones rápidamente una vez que hayan fluctuaciones en las tasas de base. Suele ser que el valor de la multa para cambiar su tipo de tasa puede ser mas elevado que no hacer un cambio. Si su presupuesto le permite, es mas conveniente y preferible tomar un tipo de interés variable. Como vimos en el ejemplo arriba, la historia lo demuestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Las trampas de las tarjetas de crédito

Gana dinero con tu tarjeta de crédito