in

Las trampas de las tarjetas de crédito

 ¿Cuántas tarjetas de crédito tiene? ¿Cuántas realmente utiliza? ¿Sabe las ventajas de cada una? Que si aquella que un comercial te hizo en un centro comercial porque era gratuita, que si la asociada a tu aseguradora porque ofrece descuentos, que si la que da puntos, las del hipermercado de turno o las de su propio banco. Al final acumulamos dinero de plástico que, en la mayoría de las ocasiones, no utilizamos y, por lo tanto, no nos beneficiamos de sus aparentes ventajas. Aparentes, porque muchas esconden trampas que pueden pasar desapercibidas por el cliente.

Para muchas personas, contar con su propia tarjeta de crédito es una verddera tentación. Otras lo ven como un riesgo que no están dispuestas a afrontar. ¿Cuál es el problema con este producto financiero? ¿Por qué hay tanta gente que termina más endeudada de lo que debería, cuando se supone que esto es una gran ayuda económica? Si tú estás por tramitar una tarjeta, te conviene saber la trampa en la que podrías caer si no sabes como administrarla bien, antes de confirmar que la quieres.

Compartimos publicación sobre el uso de tarjetas de crédito. No caigas en esta trampa. Mira aquí la publicación completahttps://ventajasydesventajas.info/tarjetas-de-credito/

Posted by Trabajos Vacantes Costa Rica on Wednesday, February 27, 2019
970x250

El crédito no supone desahogo financiero

Es muy útil cuando tienes una emergencia o necesitas sacar adelante un proyecto que necesita inversión, pero incluso en estas situaciones tienes que estar consciente siempre, de que sigues comprometido a pagar todo lo que gastes con una parte de tu ingreso. Y esto es algo que afecta considerablemente tu liqiudez y que incluso, podría restringirte más a futuro de lo que estás ahora.

La situación se pone fea cuando tomas en cuenta los intereses, que son realmente la ganancia de muchos bancos. Resulta ideal que puedas efectuar tus pagos a tiempo para evitarlos tanto como te sea posible, pero para la mayoría de las personas esto no es tan sencillo.

¿Cuándo debe usarse la tarjeta de crédito?

Lo que en verdad recomiendan los profesionales de las finanzas sobre las tarjetas de crédito, es no usarlas sino tramitarlas como una manera de crear un buen historial crediticio. Son muy efectivas a la hora de formarte una reputación con el buró de crédito y también si más adelante, necesitas tramitar otros servicios financieros, porque funcionan como un buen antecedente y demuestran que eres una persona con liquidez.

El mayor error que cometen las personas es ver este recurso como una salvación financiera, cuando solo proporciona un desahogo económico temporal.

Limita el número de tarjetas

Un argumento de peso para no acumular dinero de plástico es que en caso de pérdida o robo, el disgusto puede ser mayúsculo. Por cierto, si desgraciadamente te ocurre, debes saber que muchas tarjetas están vinculadas a un seguro gratuito que cubre los gastos realizados de forma fraudulenta, con denuncia previa, también incluyen seguro de viaje, accidentes o vida.Más allá del riesgo en caso de uso fraudulento, «mayor número de tarjetas supone contar de un crédito muy amplio», lo que implica «mayor probabilidad de sobreendeudamiento», advierten desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Así pues, a parte de las dos que el banco obliga a tener al abrir una cuenta corriente: la de débito (se paga al momento, es decir, se cobra de tu cuenta al instante de forma gratuita) y la de crédito (el banco te presta el dinero de esa compra y tú lo devuelves a final de mes o a plazos, en este caso, con intereses, según elijas), quédate con otra tarjeta que te sirva, además, de repuesto. Elige la que más ventajas te dé, ya sea porque sea gratuita, haga descuentos directos o acumule puntos a cambio de algún beneficio. Supuestamente gratuitas. Pueden venderte que la cuota de mantenimiento es cero, pero no te avisarán de que si no usas la tarjeta un número de veces, te cobrarán una comisión. Igualmente, pueden informarte de que es gratuita, pero no de que sólo el primer año. La comisión media es de unos 36 euros, para esquivarla, los bancos suelen exigir la contratación de alguna cuenta, domiciliaciones o un cierto número de operaciones al mes.

Pago aplazado por defecto

Cuidado porque empieza a ser habitual que los entidades financieras emitan las tarjetas con el pago aplazado de fábrica. Es decir, lo normal, o lo que deberías hacer, es pagar el 100% de lo gastado a mes vencido, que no cuesta dinero extra, y no fraccionarlo en varios meses. De lo contrario, pagarás intereses altos, en torno al 20% TAE. Un ejercicio práctico  es ir apartando en efectivo el dinero que has gastado con la tarjeta de crédito en un sobre para que luego no te lleves sustos y tengas algún descubierto. Puede parecerte de Perogrullo, pero si no sabes controlar tus gastos o vives por encima de tus posibilidades puedes acabar en una espiral de sobreendeudamiento. Por lo tanto, cuando te hagas una nueva tarjeta de crédito asegúrate antes de usarla de que no viene con el pago aplazado por defecto.
 Pregúntalo, porque no te van a avisar. Te llamará la atención cuando al cabo de un mes te pasen una reducida cantidad de lo que pagaste. Y ya, en el segundo mes, caerás en la cuenta de que no es un error de la entidad y que, encima, están cobrándote intereses por ello. Reclama y pide la devolución de lo cobrado. Sin intereses; con comisiones

Si necesitas financiar tus compras, es más económico hacerlo con la tarjeta del establecimiento. Durante un plazo determinado no te cobrarán interés alguno, pero ojo, este pago aplazado no te saldrá gratis. Hay que abonar una comisión de en torno a 10 euros, en función de la cantidad y la duración de la financiación.

Altos intereses por impuntualidad

 Si no sabes organizar bien tus compras y no eres consciente de las deudas que generes, puedes caer en esta trampa. Si te demoraste en juntar el monto a pagar del mes ¡prepárate! a partir del primer día de retraso vendrán mayores intereses.

Es cierto que con las tarjetas logras acceder a descuentos, pero lo que ahorraste en el momento no será nada comparado al alto interés que tendrás si no pagaste la cuota a tiempo.

 ¿Es lo mismo la fecha límite que la fecha de corte de mis tarjetas?

¿Pagar el mínimo? ¡jamás!

 La mayor trampa de las tarjetas de crédito es el monto mínimo. Y es que muchas personas creen que estarán a salvo si cumplen con pagarlo cada mes. ¡Totalmente falso! Cuando pagas el mínimo tu deuda no baja casi nada. Pagar el mínimo puede hacer que pagues por años una deuda que fácilmente se puede cancelar en meses. Al final serán más los intereses que pagues que la deuda en sí misma.

Llegar al límite de tu línea de crédito

Si el banco te da 5,000 soles de crédito en tu tarjeta ¡Por qué usarlo todo! Esto es una trampa para tus finanzas personales y es que no serás visto con buenos ojos si la deuda que tienes con un banco te genera montos mensuales mayores al 30% de tus ingresos por mes. Para evitar caer en la tentación, consigue tarjetas que no te permitan superar tu límite de crédito. Además, no solicites tarjetas por montos más altos de los que puedas costear.

300x600

¿El efectivo de tu tarjeta de crédito? ¿Por qué usarlo?

 Muchas tarjetas de crédito te dejan disponer de cierto monto en efectivo, estos préstamos rápidos no son convenientes y es que tienen intereses más altos que un préstamo personal. Solo usa el efectivo de tus tarjetas cuando se trate de una verdadera emergencia o sepas que pagarás en una cuota el total.

Las tarjetas de crédito no son malas si aprendemos a usarlas responsablemente. Bien empleadas las tarjetas nos servirán para hacernos un buen historial crediticio, salir de apuros y aprovechar muchas ofertas. Pese a que pueden ser buenas hay que tener cuidado con las trampas que presentan y que nos pueden costar dinero. Estas son algunas de las trampas que podrían ponerte tus tarjetas de crédito. Ten cuidado en no caer en ellas o podrías dañar tu historial crediticio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Conversiones de tasas de interés efectivas, nominales y periódicas

¿Me conviene mas un crédito hipotecario de tasa fija o variable?