in

Cancelación de tu tarjeta de crédito

Quizá la experiencia te dice que cancelar una tarjeta de crédito puede resultar engorroso, pero no tiene por qué ser así, es tu derecho hacerlo cuando así lo desees. No importa si el motivo por el que quieres cancelar la tarjeta de crédito es que te han robado la tarjeta, la has perdido o cancelar toda relación con una determinada entidad financiera o una tarjeta de crédito que ya no utilizamos.
Si ya has tomado una decisión y tienes motivos, no permitas que nadie te disuada de lo contrario. Sigue estos pasos:

1. Comunica a tu banco la decisión de cancelar el plástico, ya sea por teléfono, por escrito en sucursales o por cualquier otro medio pactado en tu contrato.

2. Deberá proporcionarte un acuse de recibo, clave de confirmación o número de folio.

3. Puede pedirte que le entregues el plástico. En caso de que no cuentes con él, deberás manifestar por escrito y bajo protesta de decir verdad que fue destruido o que no lo tienes.

4. Cuando no existen adeudos: el contrato se dará por terminado el día hábil siguiente al que hayas solicitado la cancelación del plástico. Cuando existen adeudos: en tanto no sean liquidados en su totalidad, la terminación del contrato no surtirá efecto, conservas tu fecha de pago y condiciones establecidas en tu contrato. El banco debe informarte cuánto adeudas, a más tardar el siguiente día hábil en que solicites la cancelación del plástico

5. Una vez que liquides el adeudo, el banco deberá enviarte, dentro de los siguientes diez días hábiles o en la siguiente fecha de corte, el estado de cuenta o el documento que conste que el contrato terminó y que ya no adeudas nada. Asimismo deberá informar a las Sociedades de Información Crediticia que la cuenta ha sido cerrada sin adeudo.

970x250

La institución financiera no podrá penalizarte o cobrarte alguna comisión por la cancelación del plástico.

Si quieres cancelar una tarjeta de crédito, debes ser consciente de los problemas que puede causar esta acción

El impacto en tu calificación crediticia

El principal riesgo cuando cancelas una tarjeta de crédito es el posible impacto negativo en tu calificación crediticia. En el terreno de la calificación crediticia de FICO, su índice de utilización de crédito ayuda a representar el 30% de tu calificación. Parece un término complicado, pero es una simple ecuación matemática: la suma de todos los saldos de tus tarjetas de crédito dividida por el límite de crédito total de tus tarjetas. No hay una proporción mágica para que alcances, pero cuanto más bajo sea el valor, mejor.

El problema con la cancelación de una tarjeta es que reduce inmediatamente tu límite de crédito disponible. «Incluso si tu gasto no cambia, tu calificación crediticia podría disminuir debido a que tu tasa de utilización aumenta», dice Ulzheimer.

«Si tus tasas de utilización aumentan del 30% al 60%, podrías ver que tu calificación crediticia cae 50 puntos o más», agrega. Es un corte severo que podría costarte mucho más que la cuota anual.

Las calificaciones crediticias de FICO van desde 300 a 850. Una puntuación de 760 te deja en una buena posición para calificar para las mejores tarifas al comprar una casa, obtener un seguro de automóvil o solicitar un préstamo. Recientemente, alguien con una calificación de FICO de, al menos, 760 podría calificar para una tasa de interés del 4.2% en una hipoteca con tasa fija a 30 años. Si un índice de utilización de crédito más alto causara que el puntaje de 760 cayera a 710, la tasa de interés podría aumentar a más del 4.6%. En una hipoteca de $300,000, eso podría agregar aproximadamente $40 por mes al pago de la hipoteca o aproximadamente $500 por año.

Las consecuencias en tu historial crediticio

Un efecto secundario menos preocupante de cancelar una tarjeta es el impacto en la parte de tu calificación de FICO en relación con la antigüedad de tu historial crediticio. Esto representa el 15% y los historiales crediticios más largos, generalmente, ayudan a obtener calificaciones altas.

Cuando cancelas una tarjeta, tu historial con esa tarjeta permanece en tu informe crediticio (y, por lo tanto, forma parte de tus cálculos de calificación crediticia de FICO) por otros 10 años. No obstante, después de una década, el historial se elimina de tu calificación, lo que posiblemente acorta la edad promedio de la cuenta y potencialmente baja tu calificación crediticia.

Si bien, obviamente no hay tarifas anuales preferibles, Ulzheimer sugiere que una perspectiva general es útil para decidir si cancelar o no una tarjeta. «Pagar $79 al año para tener una línea de crédito de $10,000 a $15,000 es una forma bastante barata de tener acceso al crédito», dice. «¿Realmente necesitas cancelar una tarjeta para eso?»

La mejor manera de usar una tarjeta de crédito es usarla solo cuando la necesite y cobrar solo lo que sabe que puede…

Posted by Opción Crédito on Thursday, October 17, 2019

Tácticas de reducción de costos

Si los efectos de cerrar una cuenta en tu crédito te hacen desconfiar, prueba estas medidas:

Pide una exención de cargos. Si tu principal problema con el mantenimiento de una tarjeta es la tarifa anual, Matt Schulz, analista jefe de la industria en CompareCards.com, te recomienda llamar al banco y solicitar una exención o, al menos, una reducción. En una encuesta reciente, Schulz dijo que solo 1 de cada 4 titulares de tarjetas se molestaron en tratar de negociar los términos del préstamo. Sin embargo, más del 80% de las personas que solicitaron que se redujera o les perdonaran el cargo anual tuvieron éxito. «La gente no se da cuenta del poder que tienen para negociar», dice Schulz.

Pide una tarjeta de categoría inferior. Si no hay posibilidad de reducir tu cargo, Schulz recomienda preguntar al banco si tiene otra tarjeta que puedas elegir y que no cobre un cargo anual. No ofrecerá las mismas recompensas o beneficios, pero si usabas la tarjeta con poca frecuencia, eso no es un problema. La ventaja de hacer esto en lugar de cancelarla, es que tu historial crediticio pasa de la tarjeta anterior a la nueva y mantienes tu límite de crédito.

Destrúyela. Si no quieres padecer la tentación de tener más crédito al alcance, Ulzheimer sugiere destruir la tarjeta en lugar de cancelarla. «Mantienes el límite de crédito, pero no puedes usar la tarjeta», indica. Si cambias de opinión, simplemente comunícate con el emisor de la tarjeta, indica que perdiste la tarjeta y recibirás una de reemplazo por correo.

Si decides cancelarla

A veces la cancelación tiene sentido. Por ejemplo, las parejas divorciadas con tarjetas de crédito conjuntas deberían buscar cerrar esas cuentas. O, tal vez, hayas llegado a la conclusión de que una tarifa de membresía de $450 para American Express Platinum o Citi Prestige es demasiado alta si no obtienes valor del servicio y las recompensas, y rechazaron tu solicitud de reducción/exención del cargo.

Si necesitas cancelar una tarjeta, intenta compensar la pérdida en ese límite de crédito con crédito adicional en otras tarjetas. El movimiento más sencillo puede ser llamar a los emisores de tarjetas restantes y solicitar un aumento del límite de crédito. O solicita una nueva tarjeta de crédito que ofrezca un límite de crédito similar a la tarjeta que cancelas, pero que no cobre una tarifa anual.

300x600

Utilizar una nueva tarjeta puede causar una reducción pequeña, pero temporal, en tu calificación crediticia. «No me preocuparía por eso», dice Schulz. «Es algo, pero no es nada en comparación con el impacto de que tu tasa de utilización de crédito aumente mucho cuando cancelas una tarjeta, lo que puede tener un impacto mucho más negativo».

One Comment

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Origen de la tarjeta de crédito

Importancia de tus estados de cuenta y vouchers de tus tarjetas